“Los peripatéticos”. Así se llama el grupo de teatro conformado por alumnos y profesores de filosofía práctica de la escuela de filosofía nueva acrópolis en Zaragoza.

Dentro del IV Festival de la filosofía en Zaragoza, realizado para celebrar el Día Mundial de la Filosofía propuesto por la Unesco, hemos tenido la oportunidad de disfrutar de la representación teatral de uno de los mitos más célebres de la filosofía universal: “el mito de la caverna de Platón”. El micro-teatro es un formato muy ameno ya que después de la representación hay un tiempo para entablar diálogo con los actores, compartir puntos de vista del mito, conocer la experiencia de cada uno acerca de la elaboración de sus papeles y cuál fue el aprendizaje de cada uno de ellos.

Poder retomar las ideas de este gran mito, traerlas a la actualidad y constatar que siguen reflejando la realidad en la que vivimos, nos sugiere que aquello que es válido para el progreso humano es atemporal y se adapta a las peculiaridades de cada época y lugar.

El mito nos habla (una de sus claves interpretativas) del despertar del ser humano, de la toma de conciencia de sus potencialidades internas a través de acciones concretas que progresivamente van disipando el miedo y la ignorancia que nos atenazan y nos impiden ser libres y vivir nuestros sueños más nobles.